“Consciencia corporal” es la mejor manera de definir lo que es el YOGA; dirigir nuestra mente a cada parte del cuerpo y mantener la concentración en cada postura creando un estado de presencia permanente.

“Consciencia corporal” es la mejor manera de definir lo que es el YOGA; dirigir nuestra mente a cada parte del cuerpo y mantener la concentración en cada postura creando un estado de presencia permanente.

 Trasladar este principio a cada actividad que realizamos día a día, integrando de una manera armoniosa el cuerpo y la mente es quizás uno de los mayores aportes físico-mental que el Yoga genera en nuestro cuerpo.

 Y es la capacidad que tiene nuestro cerebro de saber la posición exacta de todas las partes de nuestro cuerpo en cada momento lo que denominamos como “Propiocepción o conciencia corporal”.

 Comprender como nuestro cuerpo interactúa con el medio y como equilibramos las cargas de acuerdo a la actividad que realicemos y a las condiciones fisiológicas inherentes a cada ser nos ayudaran no solo a controlar y corregir dolencias sino a prevenir posibles lesiones y enfermedades.

Propiocepción ¿Qué es?

La palabra propiocepción deriva de sus raíces “propio-”, que significa de uno mismo; y “-cepción”, que significa consciencia. Es decir, la consciencia de lo propio: la consciencia de la propia postura corporal con respecto al medio que nos rodea.

Es la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones y músculos. La propiocepción es importante en los movimientos comunes que realizamos diariamente y, especialmente, en los movimientos deportivos que requieren una coordinación especial; Por esta razón, la propiocepción está muy ligada al Yoga, al ser conscientes de los movimientos corporales en todo momento.

La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de este con el espacio, sustentando la acción motora planificada. Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

El sistema propioceptivo genera una imagen corporal que nos permite situar a nuestro propio cuerpo en el espacio.

Básicamente este sentido nos permite saber dónde está cada parte de nuestro cuerpo en cada momento y reaccionar ante las inestabilidades que se puedan dar. Si apoyas mal el pie caminando, te permite corregir antes que seguir cargando peso hasta lesionarte, si estás haciendo equilibrio sobre tus muñecas, permite hacer macroajustes para compensar los desequilibrios y los cambios del peso que se van dando.

El Yoga y la propiocepción

Sentir la postura de Yoga en el cuerpo mediante una práctica consciente, conociendo como se ubica nuestro cuerpo en la calma de una postura y también en el flujo del movimiento de una a otra.

El desarrollo de la consciencia corporal a través de la práctica de las diferentes posturas de Yoga nos permite conseguir equilibrio físico y mental además de una armonía natural.

 

Mejora la propiocepción a través del yoga

El entrenamiento propioceptivo es una herramienta que nos permite mejorar nuestra respuesta a estímulos externos, nuestra estabilidad es movimiento y nuestra imagen corporal para relacionarnos de manera eficiente con el entorno. Todo esto nos va a otorgar dos grandes beneficios: Mayor control motor y Menor riesgo de lesiones; estas dos cuestiones son fundamentales en la práctica de yoga.

La práctica de yoga ofrece una oportunidad estupenda para integrar el entrenamiento del sistema propioceptivo, ya que podemos introducir diferentes factores clave como generar una inestabilidad progresiva o el incremento de la dificultad en algunos ejercicios y posturas, claves que son parte fundamental de la propia práctica.

El yoga mejora nuestra propiocepción y balance corporal. Una práctica regular de yoga aumenta nuestra propiocepción, y nos permite sentir donde se encuentra nuestro cuerpo y el movimiento que realiza, sin necesidad de mirarnos.”

Propiocepción y Core

“Core” es una palabra tomada del inglés que significa “centro” o “núcleo”. El Core o “centro corporal”, es el grupo de músculos está formado por el diafragma, la musculatura del suelo pélvico y el transverso abdominal.  Es muy importante la armonía de estos músculos ya que el Core es considerado como la zona más importante del cuerpo.

Existe una relación profunda entre el Core (las diferentes estructuras que soportan el centro del cuerpo) y el sistema propioceptivo, y es que el Core estabiliza al cuerpo durante el movimiento.

Ganar en equilibrio:  Es importante trabajar los músculos más profundos, los que se ocupan de generar equilibrio, fuerza y estabilidad en el núcleo central. Un Core fuerte te permitirá alcanzar posturas de yoga de equilibrio más avanzadas.

Una buena postura: El fortalecimiento del Core nos da no solo una mejor estabilidad y equilibrio, sino, además, la fuerza necesaria para que nuestro cuerpo soporte la columna. El Core es el responsable de la postura de una persona. Los músculos del Core alinean la columna, las costillas y la pelvis para resistir una fuerza específica, ya sea en posturas de yoga estáticas o dinámicas.

Evitar lesiones y dolor de espalda: Casi todos los músculos del Core están situados en la zona abdominal y si el Core no está bien desarrollado seremos mucho más propensos a las lesiones. Las posturas de yoga pueden ayudarte a mantener el Core o núcleo central estable, aliviar el dolor de espalda, especialmente de la espalda baja y evitar lesiones en tu práctica. Un Core fuerte permite tener una espalda sana.

Protege nuestros órganos vitales: El Core es el centro de nuestro cuerpo, el que protege todos los órganos vitales, así que es muy importante cuidarlo. Pero el “centro” no es sólo físico es también nuestra vitalidad, pues en yoga, el abdomen es un espacio sagrado de nuestros cuerpos.

“Las posturas de yoga requieren control y consciencia del cuerpo y tu mejor aliado para fortalecer el Core”.

La capacidad de estabilizar que nos aporta el Core se potencia con un sistema propioceptivo entrenado, que sea capaz de enviar información rápidamente y generar respuestas adaptativas más ágiles en diferentes circunstancias. De aquí que el entrenamiento propioceptivo a nivel de Core sea la base de un entrenamiento propioceptivo a nivel global.

Si nos fijamos bien, este papel principal del trabajo de Core es algo que tanto el entrenamiento propioceptivo como la práctica de yoga tienen en común.

¿Como Aumentar La Propiocepción?

A continuación, se describen algunos métodos para trabajar y mejorar el sistema propioceptivo del cuerpo. Eso puede ser beneficioso porque es una buena manera para acentuar tu práctica de yoga y potencialmente mejorar tu equilibrio y conciencia corporal:

Cerrar Tus Ojos

Una gran cantidad de actividad mental se genera a través de los ojos; los ojos constantemente se están moviendo, buscando algo en lo cual enfocarse y tomar un estímulo al azar a tu alrededor. Los ojos transmiten información al cerebro, en donde para prevenirnos de ver al mundo como una rápida secuencia de imágenes destellantes, se descarta una gran cantidad de información inmediatamente. Tan pronto como los ojos se cierran y se enfocan en un punto fijo, comenzarás a sentir un ajuste en tus patrones de pensamiento y te ayudara a percibir y sentir tu cuerpo haciendo los ajustes que requiera la postura.  Esta práctica genera seguridad y confianza además de una mayor concentración.

Superficie Inestable

La práctica sobre superficies inestables va a influir directamente en la mejora y optimización la propiocepción.  Realizar las posturas con la ayuda de props como bloques, bandas, sillas etc., estimularan los propioceptores de la parte del cuerpo que apoyemos y de inmediato activaran tu sistema nervioso para que pueda adaptarse a cada movimiento.  Además de crear consciencia corporal los beneficios de trabajar con superficies inestables son la activación los músculos implicados debido a la contracción de los mismos en busca de la estabilidad.   Por otra parte, se previenen y reducen las lesiones mientras se fortalecen los músculos mas débiles.

Practica con regularidad

Mejorar en cualquier ámbito de tu vida requiere una práctica regular y constante. La repetición y la práctica entrenan el cuerpo y la mente. La práctica del yoga te enseña justamente esto: al principio, ciertas posturas parecen difíciles (incluso inalcanzables) pero a medida que practicas vas cruzando nuevos umbrales.

“Yoga sutras de Patanjali:  Abhyasa Vairagya. significa práctica repetida y perseverante

Concéntrate

Patanjali que al inicio de sus Yoga-Sûtra define el yoga como: “La aptitud para dirigir la mente a un objeto sin distracción alguna, adquiriendo la capacidad para comprender plenamente, algo que una mente agitada no puede conseguir”.  La concentración o Dharana consiste en centrar la mente en un único pensamiento. Durante la concentración se desvanece la agitación de la mente.

Una de las pautas que se utiliza con más frecuencia es la de poner la atención en la respiración, es decir, en la sensación física de respirar. Es una manera de despertar, ampliar tu sentir corpóreo y mejorar la concentración.  Cuando logras enfocar la atención en lo que estás haciendo, cualquier práctica se convierte en un verdadero gozo.

Trabaja de forma progresiva

Es importante realizar una práctica progresiva sin exceder nuestro limites y capacidades.  Cada postura de Yoga es un paso hacia alguna mas compleja y nuestro cuerpo tiene una memoria que se desarrolla poco a poco.  Iniciar con posturas de pie y sentadas simétricas nos brindan mayor soporte y estabilidad, posteriormente realizar posturas asimétricas que requieren equilibrio y fuerza.

 “La práctica del yoga se centra en despertar la conciencia corporal”

 El desarrollo de la propiocepción y la práctica del yoga van de la mano de por sí, pero un conocimiento más profundo del entrenamiento propioceptivo puede ayudarnos enormemente para optimizar e integrar mejor aún todo esto en la práctica de yoga.

Por otro lado, a un nivel más sutil, una mejora de la propiocepción va a traer consigo una mayor consciencia corporal. Cuanto más desarrollada la propiocepción más exacta es la imagen corporal que tenemos de nosotros mismos y esto es, simplificando, la esencia de lo que perseguimos con el yoga.

PEREIRA - RISARALDA

Horario de atención

9AM - 6PM

×

Powered by WhatsApp Chat

× Chatea con nosotros